Animalistas tachan de ‘Animalnazi’ a la perrera de Bañaderos en Gran Canaria

Lo que antes era algo comentado en según qué círculos, ahora se está haciendo viral y es que la empresa residuos archipiélago, sigue yendo todas las semanas a la perrera de Bañaderos a retirar los cadáveres de animales, que antes eran animales sanos y ahora son un problema menos para la consejería del Cabildo de Gran Canaria, al tirarlos a su fosa común. Animalistas, solicitan al consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, que al igual que el Albergue Tierra Blanca, en el sur de Tenerife y gestionado por el Cabildo de Tenerife, implemente el sacrificio cero de animales. Según sus declaraciones: “no se entiende que en Tenerife, con 400.000 € de presupuesto público, se adopten más animales y no se sacrifique animales sanos”.  Continúan, añadiendo que no se puede admitir que el Cabildo de Gran Canaria, teniendo para la perrera de Bañaderos un presupuesto anual de más de 1 millón de euros y más de 500 millones en los bancos, siga sacrificando animales, metiéndolos en un congelador y ya vendrán los de residuos archipiélago a tirarlos a la fosa común. Promesas incumplidas, partidas presupuestarias de un plan de bienestar animal que contrataron por 18000€ al colegio de veterinarios de Las Palmas y que nunca más se supo del mismo, o campañas pre-electorales donde decían que en 2019 no se iban a sacrificar más. Lo cierto es que las recientes declaraciones del consejero de de medio ambiente en la cadena SER, han culminado en un malestar entre los animalistas. Dichas declaraciones se hacían a posteriori del malestar creado al ser la única perrera de Canarias en cerrar las puertas a los ciudadanos y tener un sistema de adopciones lento, insuficiente, errático y selectivo con personas y animales. Por si fuera poco, les acusan de tenerlo cerrado casi todas las Navidades y dando citas para dos semanas hacer la gestión y su posterior entrega del animal para como mínimo otra semana más; entregando una adopción casi un mes después de que el ciudadano lo haya visto en la única foto donde puede verlo, porque encima no existe ni más de una foto, ni un collage de ellas, ni un vídeo y menos la posibilidad de verlo en vivo antes de adoptarlo; consiguiendo así aumentar la tasa de devoluciones o rechazos por adoptar “lo que en su única foto parecía otra cosa”. Los animalistas continúan denunciados que si el proceso de adopciones es un desastre y de ideología ‘animalnazi’, ya que sólo muestran los que ellos creen son adoptables o más estéticos, el proceso de gestión de animales perdidos o encontrados es sencillamente nulo. Cuando un animal entra en la perrera de Bañaderos, se queda enjaulado mínimo 21 días sin que nadie pueda verlo, ya que sus puertas siguen cerradas al público desde el verano pasado. El problema se convierte en un corredor de la muerte para el animal, puesto que la página web de la perrera de Bañaderos del Cabildo de Gran Canaria, NO publica las entradas diarias, ni los animales perdidos o encontrados. Si dicha web no publica los animales perdidos o encontrados, los que ‘seleccionan’ para hacerles una única foto, los dejan ahí morirse en su web (antes de morir físicamente por una inyección letal), sin ningún tipo de difusión en Internet, ni en las redes, y siendo el único organismo que en carecer de correo electrónico, o formulario de contacto, o alguna red social como Facebook, Twitter, Instagram o una simple centralita donde atender telefónicamente lo que ahora se convierte en un tono de llamada continuo y sin atender en su muy limitado horario de desatención telefónica. Si el año 2017 pidieron recursos, más presupuestos y medios al Cabildo para ampliar personal y horarios, ahora que están cerrados al público, no se entiende tampoco que las adopciones tarden casi un mes en hacerse efectivas y se declare nuevamente con que estudiarán ampliar personal. ¿Dónde está el personal supuestamente contratado para atender la ligera ampliación de horario?. Lo que antes eran críticas por tener el peor horario de las perreras de Canarias y no abrir ni mediodías, ni sábados tarde, ni domingos... Ahora que la han cerrado al público, las críticas van dirigidas a su ineficaz y ‘animalnazi’ sistema de adopción. Y terminan con una solicitud: “señor Miguel Ángel Rodríguez Sosa, o el que venga en mayo, ya que no es una cuestión de personalismos: no queremos campañas publicitarias, ni fotos de postureo con animales, ni ferias animundo, ni federaciones cómplices o musicales”. Queremos que se empiece por lo más básico: el respeto a la vida de seres vivos e inocentes.