Granujas (gracias por leer y difundir)

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario

Justamente a la hora de redactar este manuscrito y habiendo transcurrido cuatro días de campaña electoral, sólo cinco de las dieciocho candidaturas presentadas en la circunscripción nacional canaria disponen de tiempo de publicidad gratuita en los medios de comunicación masiva sufragados con la sangre, el sudor y las lágrimas de todos nosotros, se trata de los partidos del régimen monárquico y colonial y de cuyo nombre no queremos acordarnos.

Las fraudulentas leyes de la plutocracia coronada. La plutocracia es el régimen político en el que los poseedores del dinero ejercen el gobierno o este está financiado e influenciado por esas élites acaudaladas. Aunque el sistema es antiquísimo, como lo avala el origen en la Grecia clásica del término plutocracia (plutos, riqueza y Kratos, gobierno), nunca ha estado tan vigente como en la actualidad, aunque prefieran denominarlo, torticeramente, como democracia cuando en realidad es todo lo contrario, pues mientras la plutocracia es el gobierno de los millonarios la democracia es el gobierno del pueblo. Al ser España un reino podemos definir la plutocracia imperante en ese país como una plutocracia coronada, cuyas leyes están amañadas para el mantenimiento del régimen y los servidores del mismo.

El inframundo legislativo colonial en Canarias. Las franquicias metropolitanas en Canarias y los franquistas agazapados en “Colisión” Canaria (que, infringiendo la ley de memoria histórica, siguen haciendo apología del terrorista régimen franquista en calles, plazas y monumentos), disfrazados de nacionalistas, han ejercido el poder en esta desdichada colonia en forma de tripartito desde que la dictadura militar y fascista de Franco, autodenominado el generalísimo, nombró heredero a Juan Carlos I como jefe de Estado de la plutocracia coronada. Con escaso apoyo popular, han tenido que “enrocarse” sucesivamente aferrándose al poder como si de un percebe se tratara, con perdón para el percebe. De ahí vienen la famosas barreras electorales (así las llamaron ellos mismos) mediante las cuales, para obtener representación parlamentaria había que obtener hasta un 30 por ciento de los votos en cada isla, de tal manera que, como máximo, tres y sólo tres pudieran acceder al mismo dado que 30+30+30 suman 90, simple aritmética pera suficiente para los espurios intereses del régimen tripartito. Han tenido que transcurrir cuarenta y dos (42) años de nada para bajar la barrera insular a la mitad, o sea el aun antidemocrático15 por ciento (recuérdese que se trata de una plutocracia coronada) e inventar una circunscripción autonómica, previa “sesuda” deliberación durante cuatro interminables años de sus “señorías” y que trajo como resultado que los electores de la desdichada colonia pueden votar dos veces cada uno a la misma institución, el par-lamento de Canarias, acuñando la ya popular frase “una persona dos votos”, que no vayan a decir que somos unos miserables tacaños imitando aquello de “una persona, un voto”.

Radiotelevisiones financiadas con dinero público a favor de intereses privados. Según los planes elaborados por Radiotelevisión Canaria (“la de ellos”) y Radiotelevisión española, aprobados por la Junta Electoral de Canarias, RTVC oferta 360 spots de 30 segundos cada uno, disponiendo de 30 minutos Coalición Canaria, Partido Socialista Obrero Español, Partido Popular, Sí Podemos Canarias y Nueva Canarias. Dispondrán de 10 minutos (20 spots) las formaciones que no hubieran concurrido a las anteriores elecciones o habiéndolo hecho no hubieran obtenido parlamentaria (literalmente, suponemos omisión de la palabra “representación”): Ciudadanos, Izquierda Unida Canaria y Vox. Por TVE Canarias se ofertan 288 spots de 30 segundos con las siguientes características: 48 spots de 30 segundos para cada una de las formaciones con derecho a 30 minutos, en aplicación de los criterios de la LOREG (Art. 64): Partido Socialista Obrero Español, Partido Popular, Coalición Canaria, Sí Podemos Canarias y Nueva Canarias. Ofertan 16 spots de 30 segundos para las formaciones con derecho a 10 minutos: Ciudadanos, Izquierda Unida Canaria y Vox (lo mismo aproximadamente en RNE Canarias).

Fraudulenta interpretación del artículo 64 de la LOREG. Según el apartado 1 de este artículo, la distribución del tiempo gratuito de propaganda electoral será de diez, quince, treinta y cuarenta y cinco minutos, respectivamente en función de que no hubiesen concurrido a las elecciones o no hubiesen obtenido representación (10 minutos), distribuyendo los siguientes tiempos dependiendo de la representación obtenida, como si de un gradiente se tratase, lo que significa que los que han obtenido representación se garantizan un blindaje, unos “derechos adquiridos” como si de una oposición se tratase, independientemente de que sean los responsables directos de la dramática situación a la que han llevado a la sociedad que, en Canarias, llegó a alcanzar hasta el 34 por ciento de parados, sin contar los investigados, presos, etc., a consecuencia de su nefasta gestión política, de tal manera que el nombramiento no concluye con la legislatura, sino que la trasciende hasta el infinito y más allá ¡VOTA, PERO NO TE EQUIVOQUES! El apartado 2 del mismo artículo 64 sostiene que el derecho a los tiempos de emisión gratuita del apartado 1 sólo corresponde a los partidos, federaciones o coaliciones que presenten candidaturas en más del 75 por 100 de las circunscripciones comprendidas en el ámbito de difusión o, en su caso, de programación del medio correspondiente. O sea, que aquellos partidos, federaciones o coaliciones que presenten candidaturas en más del 75 por 100  del ámbito de programación del medio correspondiente (RTVC y RTVE) tienen derecho al menos a esos escasísimos 10 minutos de propaganda electoral gratuita, entre otros el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario que, al presentar Candidatura Nacional Canaria lo hace en el 100 por 100 del ámbito de programación de los medios citados. Ya tendrán tiempo los de los “derechos adquiridos” de cambiar esa simple frase de ocho letritas en la próxima convocatoria, que es lo único que saben hacer y consensuar interesadamente, como han hecho censurando a nuestra organización en las elecciones generales a partir del año 2011 con la exigencia de avales, con las barreras electorales, la exigencia de presentar candidaturas al menos en el 75 por ciento de las circunscripciones, aunque cada elector pueda votar dos veces a la misma institución, como han hecho con el invento de los grupos políticos significativos para censurarnos en los telediarios y la información electoral desde la convocatoria del 2011 y un largo y tedioso etc. ¡Son unos ingenuos si creen que de esta forma impedirán la libertad de nuestra patria, Canarias, pues nuestro pueblo ya transita irreversiblemente la senda libertaria!

En conclusión, la sobreexposición de estos cuatro jinetillos del Apocalipsis, que ya no son cuatro sino cinco, lo único que está consiguiendo es la repulsa de los electores que, hastiados, han dejado masivamente de acudir a las urnas sin darse cuenta, lamentablemente, que esa es la forma de seguirlos soportando, motivo por el cual les damos sinceramente las gracias por acudir a las urnas y tumbar las involucionistas, por decirlo de forma suave, leyes con las que se sostiene el colonialismo ahora en forma de plutocracia coronada.