El PP recuerda a Hidalgo que de nada sirven nuevas ordenanzas de terrazas si la que existe no se hace cumplir

Sabroso afirma que “el Tripartito ha fracasado en lo más básico de la ciudad”

EDDC.NET / Las Palmas de Gran Canaria

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ha explicado que el gobierno municipal Tripartito del PSOE- Podemos y Nueva Canarias, después de tres años anunciándolo, haber dejado que se enquisten y se agraven  los problemas de convivencia entre terrazas y vecinos por falta de control y haber insultado y atacado de forma sistemática a los emprendedores y a las pymes de la ciudad ha tenido que dejar sobre la mesa en el transcurso de la Comisión de Desarrollo Sostenible la aprobación que pretendían llevar al próximo pleno que se celebrará el viernes 27 de julio, de la nueva ordenanza de terrazas por cuestión de formas y mala tramitación.

El Partido Popular recuerda que el Tripartito presentó en su fase de exposición pública, enmiendas a este texto normativo con el ánimo de enriquecerlo y aportar en positivo, siendo el único grupo político que ha presentado enmiendas. La mayoría de ellas se han aceptado, otras no. Pero lo importante en este caso no es la normativa, sino la capacidad y responsabilidad política de quienes tienen que hacerla cumplir y gestionar el día a día de la ciudad. Ahí residen los problemas. 

“Lo que el trío Hidalgo-Doreste-Quevedo siguen sin entender es que de nada sirven las normas si las mismas no se hacen cumplir” apunta el portavoz popular, Ángel Sabroso. Contar con más normativa en cualquier ámbito no es por sí mismo garantía de éxito alguno. Más al contrario, sólo su aplicación, la gestión que sobre ella se realice, los medios y capacidades que para su control se destinen y la pericia para garantizar el equilibrio entre el supremo derecho al descanso y las posibilidades de desarrollo económico constituye la verdadera garantía de que una norma que nace para conciliar intereses encontrados alcance su éxito. 

Los empresarios con terraza deben cumplir, respetar, posibilitar la convivencia, y a quienes no cumplen hay que corregirles e incluso sancionarles si reinciden. Cuando se ejerce control y se posibilita la convivencia, la conflictividad no crece, pero en estos más de tres años de mandato Tripartito ha pasado justo lo contrario. Hidalgo lleva tres años mirando a otro lado, anunciando nuevas normas sin hacer cumplir las existentes y permitiendo que Podemos insulte sistemáticamente a emprendedores y pymes.

Gestionar los problemas, asumir que éstos existen, anticiparse a los conflictos, no dejar que los mismos se enquisten, en definitiva, contar con dirección política y una visión que trasladar a los diferentes servicios municipales, es la primera obligación de un responsable político. En el caso concreto de la convivencia entre terrazas, vecinos y usos ciudadanos alternativos del espacio público, el trabajo realizado por el gobierno local ha sido tan escaso como ineficaz.

No hay ni uno sólo de los conflictos que la actividad de las terrazas pueda generar en la convivencia con vecinos y usos ciudadanos distintos que no esté regulado ya, que no disponga de normativa específica o que se encuentre en una laguna legal: ni uno solo. Lo que ha habido es falta de capacidad política para gestionarlos. 

Las lagunas habitan en la gestión y en la capacidad municipal para hacer que la normativa existente se aplique. El déficit ha estado en disponer los medios necesarios a los servicios competentes, en priorizar en los puntos de conflicto para que éstos no se extiendan, en gestionar con mayúsculas el día a día de la ciudad. La creencia de que los problemas se resuelven con más normativa ha relegado a la gestión para hacer cumplir la norma que ya existe, y ese error ha presidido todo el proceso de elaboración de esta nueva ordenanza, finaliza Sabroso.